• Carolina Bejar

4 ESTRATEGIAS INFALIBLES PARA PERSUADIR CON TU VOZ


La persuasión puede ser un arte que conlleva una habilidad nata para convencer. Sin embargo, esta herramienta de comunicación no sólo necesita de práctica y dedicación para alcanzar cualquier objetivo que te propongas. Si no, también de estrategias sobre cómo usar tu voz para inspirar, motivar y potencializar tu branding personal.

Muchas veces nos enfrentamos al desafío de querer influir en las decisiones de alguien, ya sea de manera personal o profesional; que le estés vendiendo una idea, un nuevo proyecto o una manera distinta de hacer las cosas. Sea cual sea el objetivo, la voz puede ser una estrategia poderosa de persuasión para posicionar tu branding personal.

¿Qué es persuasión?

Es una herramienta básica y esencial para la comunicación, por lo que se le define como el manejar las palabras e ideas para estimular a que una persona cumpla una determinada acción en un momento específico.

Si bien hay quienes tienen la facilidad para ser altamente persuasivos, es algo que se puede mejorar con dedicación, práctica y disciplina.

¿De qué manera puedes usar tu voz para persuadir?

Utiliza tu voz como protagonista para inspirar, motivar y persuadir con estas 4 estrategias:

1. No hables demasiado rápido

Según un estudio del Instituto de Investigación Social de la Universidad de Michigan, las personas que hablan moderadamente rápido, a una velocidad de 3.5 palabras por segundo, resultan mucho más exitosas para persuadir en comparación a las que hablan demasiado rápido o demasiado lento. Cuando hablas a gran velocidad, puedes ser percibido como “charlatán” y si es muy lento, como alguien con poco conocimiento.

2. Ajusta tu tono de voz

El tono se refiere a qué tan grave o aguda es tu voz. De manera general, busca que tu tono sea agradable al escucharlo pues, si es demasiado agudo puede percibirse como chillón y molesto, en cambio, si es más profundo o grave, transmite mayor credibilidad, confianza y empatía.

3. Haz pausas

Utiliza pausas cortas y frecuentes para lograr un mayor éxito en la transmisión de tu mensaje. De esta manera, le darás tiempo a la otra persona para procesar tu idea.

4. Usa el volumen adecuado

Juega con el volumen dependiendo del énfasis que le quieras dar, toma en cuenta que un tono muy alto se puede interpretar como un grito. Y un tono muy bajo, se interpretará como timidez y falta de confianza en lo que dices.

Conocer y manejar tu voz puede abrirte nuevas oportunidades para tu desarrollo profesional y causará un impacto positivo en tu imagen y branding personal. Recuerda que la práctica hace al maestro.

7 visualizaciones