• Carolina Bejar

5 actitudes que evitan las buenas relaciones laborales

Contar con una buena actitud juega un papel clave en el ámbito laboral, pues a través de ella demuestras tu productividad, e incluso el cómo afrontas las situaciones presentadas.

¿Alguna vez te ha pasado que estás en una reunión o junta de trabajo con tus compañeros y nadie quiere sentarse cerca de ti o se mantienen a la distancia? Es muy posible que tu comportamiento esté jugando en tu contra.

Si bien es cierto que “no somos monedita de oro para caerle bien a todos”, también puede que tengas ciertas actitudes o hábitos que resulten molestos para los demás y tal vez no te habías dado cuenta.

A continuación, te presento 5 actitudes que evitan que tengas buenas relaciones laborales con las personas que están cerca de ti:

  1. Eres negativo: no sólo te afectas a ti sino también a las personas que te rodean, ya que,  una reciente investigación llevada a cabo por el instituto Framingham Heart Study de Massachusetts, descubrió que el estar expuestos a estímulos emocionales negativos (es decir, a personas que se quejan constantemente, criticonas y negativas en general) provoca la misma reacción emocional que cuando se está estresado. Además, las emociones se contagian, es decir, si compartes tiempo con una persona feliz, aumentas en un 11% tus probabilidades de ponerte feliz tú también, si el tiempo lo compartes con alguien negativo tus posibilidades de convertirte en un ser negativo o infeliz son de un 50%, tal como lo indica dicha investigación.

  2. No dejas hablar a la otra persona: cuando tú eres el único protagonista en una conversación la gente no querrá acercarse contigo porque no la dejas participar; si notas que el otro comienza a ver su reloj constantemente, tener los brazos o piernas cruzadas, o sus pies apuntan hacia la puerta, toma un momento para respirar y comenzar a escuchar a quien está frente a ti.

  3. Eres perfeccionista: ser detallista en exceso afecta tus relaciones personales y laborales debido a que todo el tiempo deseas tener el control de la situación llegando a ejercer el micromanagement, el cual la EUCIM Business School lo define como una forma de gerenciar ejerciendo control excesivo sobre los miembros del equipo, prestando demasiada atención a los detalles del trabajo que realizan.

  4. Te falta control emocional: si permites que las emociones te rebasen constantemente llegando a estallar de enojo o en lágrimas ante el más mínimo inconveniente, es posible que generes problemas mayores con tu jefe o compañeros de trabajo. Tu actitud es tan importante como tus habilidades, no dejes que se vean empañadas por ser demasiado emocional.

  5. Engañas a los demás y pasas los límites morales: engañar es un acto que realizas de manera predeterminada, no es un error o una excusa, y puede fracturar la confianza que los demás depositan en ti. Se honesto y mantén tu integridad.

Recuerda que todo comunica y dentro de tu personalidad, la actitud dice más que mil palabras, por ello es importante que te demuestres positivo, seas paciente y trabajes en evitar cometer los puntos anteriores.

0 vistas