• Carolina Bejar

Como elegir tu perfume

El perfume es un vestido olfativo que denota la personalidad, el carácter, las emociones… de cada uno.

Tu fragancia se vuelve parte de tí, y es a veces tan poderosa que puedes ser recordada por ello.

Elegir un nuevo perfume puede estar relacionado con un cambio de estación tanto como un cambio de vida.

Las tantas opciones que existen hoy en día en el mercado hacen que la búsqueda del perfume perfecto se vuelva un proceso complejo.

Lo primero es saber que es lo que nos gusta, y ser capaz de definir los olores. Un perfume puede ser floral, afrutado, ambarino, amanerado, y frecuentemente es difícil decidirse por uno.

Existen algunos tips que te pueden ayudar a lograr la mejor elección:

Cada piel es distinta. El efecto de cierto perfume en ti depende de tantas cosas como del PH de tu piel o de la temperatura de tu cuerpo. No elijas un perfume porque lo hayas olido en otra persona o por la simple publicidad, debe ser un reflejo de “Tu Personalidad” ante todo.

Para ir a adquirir esta nueva fragancia, el mejor momento es la mañana. Es en estas horas donde tu nariz funciona mejor que en cualquier otra hora del día.

Cuando vayas a la tienda procura no llevar ningún tipo de fragancia encima. Ni perfume, ni cremas con olor; esto te permitirá apreciar mejor cada una de las esencias.

Reconoce que aroma es el que te gusta. Hay cuatro bases de perfumes:

  1. Cítricos (son frescos y ligeros, hechos de frutas cítricas)

  2. Florales (son dulces y fuertes, hechos a base de flores)

  3. Tierra (son a base de minerales o vegetales que no sean flores, por ejemplo la miel, la canela, la vainilla)

  4. Almizcle (toman las fragancias de animales asiáticos, son pesados y sensuales).

Elige el perfume según tus necesidades. Una “eau de toilette” si quieres un aroma ligero, un “eau de parfum” para un efecto intermedio y un “parfum” para un resultado más concentrado.

La mejor manera de saborear el olor de un perfume es rociarlo al aire o, si lo vas a aplicar en tu piel, hacerlo en la zona de la muñeca donde podrás percibir mejor la forma en que actúa en tu dermis.

El perfume es un artículo de seducción, y para que éste haga efecto, perfúmate las zonas indiscretas: cuello, nuca, escote, detrás de la oreja, en la parte interna de la muñeca. También puedes perfumar tu ropa para obtener una estela delicada. Sin embargo, un perfume debe revelarse con sutileza. Dos o tres pulverizaciones son suficientes para oler bien el resto del día.

Para conservar tu perfume no dejes que le de la luz directa, ni las variaciones de temperatura, ni el calor. Consérvalo en su empaque original. Un perfume bien conservado tiene una vida de entre 2 y 5 años. Sin embargo, si el perfume ya está empezado, el aire altera el contenido y termina por alterarlo. Un frasco sin abrir puede conservar el olor durante años. Sin embargo, el color del perfume puede sufrir modificaciones, hecho que no significa que la fragancia se haya alterado.

La aplicación de perfumes debe convertirse en un hábito pues es una manera de quererte. Una fragancia, después de todo, está destinada a mejorar tu estado de ánimo y te harán sentir bien y hermosa.

Cualquier duda o comentario estamos a tus órdenes en: estiloenimagen@gmail.com

0 vistas