• Carolina Bejar

De Genio Digital a León Corporativo

Bien conocido es Marck Zuckemberg por su imagen desenfadada de jeans y playera, aunque el pasado martes 10 de Abril, Zuckerberg se presentó ante el Senado de los EE. UU., para dar respuesta a las acusaciones de seguridad y robo de datos por parte de la empresa Cambridge Analytica.


Apareció ataviado impecablemente con un traje azul, perfectamente ajustado a su medida, camisa blanca y corbata azul. Esto sin duda no fue casualidad, los colores que además de ser representativos de la marca corporativa, fueron estratégicamente elegidos, ya que el azul es el color de la confianza, seguridad y tranquilidad en la comunicación no verbal.

Los cargos atribuidos no eran menores y el gurú de las redes sociales lo sabía.  Su imagen de adolescente debía ser sustituida por la de un empresario formal y responsable. Además que bajo el escrutinio, también su comunicación no verbal estaría bajo la lupa.

Por ello el joven contrató la ayuda de consultores de imagen expertos para elaborar perfectamente una imagen que le ayudará a proyectarse ahora como el león corporativo que es.

Como experta, sin duda considero que la labor estuvo perfectamente implementada, y sobra decir que los resultados hablaron por si solos. Las acciones de Facebook subieron mientras Zuckerberg aún comparecía ante el Congreso.

Pero a pesar del esmerado trabajo, también cabe mencionar algunos aspectos que se salieron de control.

Uno de ellos fue el cojín que colocaron en la silla de Zuckember. La idea era ocupar mayor espacio y proyectarlo más alto, mide 1.70 mts. que no es una altura propiamente baja, pero dentro de la comunicación no verbal, el visualizarse con un porte mayor, logra proyectarte con mayor autoridad.


Supongo que esa era la intención y aunque la maniobra era bien pensada, el “timing” y peor aún, el que todo el mundo lo pudo observar, no ayudó.

Otra cuestión es que siempre se le vio sentado hacia el frente de la silla, lo cual habla de su impaciencia por responder y terminar.


Otro aspecto que se puede observar fue que a pesar del trabajo por controlar todos sus movimientos, los nervios en ocasiones lo traicionaron revelando su enojo. Esto se manifiesta con los labios apretados y además una pequeña mueca que confirma la presión y enfado que la situación le provocaba.


Finalmente, creo que Marck Zuckerberg hizo lo que tenía que hacer. Salió a dar la cara, aceptó su responsabilidad y se disculpó ante el mundo entero mostrando una imagen de un hombre empresario.

Con ello quiero invitarte a la reflexión ¿Qué hubiera pasado si Mark Zuckerberg hubiera aparecido en el congreso de los Estados Unidos de Jeans y camisa?; y Viceversa, ¿Qué pasaría si en cada lanzamiento de Facebook lo presenciáramos como un león corporativo? Su equipo de colaboradores sabe cuidar la identidad, en función de foro al que acude y los mensajes que debe transmitir.


0 vistas

Carolina Bejar se especializa en imagen personal y corporativa, abarcando las áreas de Estilo Personal y Análisis de Líneas.

Email: carolinabejar@estiloenimagen.com

 

Teléfono: +52 55 9185 9301