• Carolina Bejar

El cuidado de la ropa

La emoción de estrenar es difícilmente superada.; unos jeans, una blusa, ese saco que se nos ve tan bien y no olvidemos aquellos pantalones que se ajustan a la perfección; la sensación de alegría que nos dio probarnos varias prendas, hasta encontrar las que simplemente fueron hechas para nosotras, es increíble, y no hay razón por la cual no podemos sentir esas mariposas en el estómago con cada puesta… incluso meses después de haber realizado la compra.

El cuidado de la ropa es tan importante como el trabajo y el esfuerzo que dedicamos a diseñar un guardarropa con nuestro propio estilo e imagen. Lucir tu ropa con el placer de la primera puesta es cuestión de cuidado y saber que hacer en cada caso; como quitar esa mancha testaruda sin dañar la tela o el estampado, como refrescar los colores y eliminar los malos olores. Hay muchos consejos que todas hemos escuchado, dado y recibido. Estos son algunos que he usado y me han servido de maravilla; espero que al igual que a mi, te ayuden a cuidar tu ropa y siempre lucir como recién salida del probador.

  1. Confía en las instrucciones de lavado de la etiqueta , síguelas ¡al pie de la letra! son específicas para cada prenda y han sido probadas “por profesionales”. Saben de que hablan.

  2. Separa tu ropa ¡antes de cada lavado!; por colores y temperaturas indicadas.

  3. No llenes demasiado la lavadora.

  4. Utiliza un detergente sin blanqueadores para las prendas de color.

  5. ¡Lava al revés!, los colores estarán mejor protegidos y la ropa no se desgastará tan rápido.

  6. Si lavas a mano, usa detergente líquido en moderación.

  7. No dejes tu ropa remojando y no la hagas nudos.

Un tip: puedes escurrir tus prendas tejidas enrollándolas en una toalla absorbente.

  1. Lava la ropa delicada en una “bolsa de lavado” o en una funda de almohada.

  2. Los conjuntos de dos o más prendas, ¡se lavan juntas! para evitar en lo posible la diferencia de colores.

  3. Siempre revisa los bolsillos, cierra los cierres (valga la redundancia) y asegura los broches para evitar que tu ropa se enganche o rasgue en la lavadora.

  4. Para eliminar los malos olores (al menos que la etiqueta de lavado indique lo contrario) deja la prenda remojando en agua con bicarbonato de la noche a la mañana.

  5. Mancha de sangre: Aplica un poco de  agua oxigenada  directamente.

  6. ¿Se quedo pegado un chicle en tu ropa? Hay una forma sencilla de quitarlo de recurrir al “tijerazo”. Pon la prenda en el congelador una hora, para endurecer la goma y poder quitarla fácilmente.

  7. Cuelga una cascara de limón dentro de tu closet para espantar a las polillas. Pon  trozos de tiza blanca en las esquinas, para evitar llenarte de ácaros de polvo.

¡Espero que estos consejos sean útiles para el cuidado de tu ropa! A mi me sirven de maravilla. Recuerda que ante todo, conserva el estilo y cuida tu imagen; al mantener tus prendas en buen estado, proteges tu inversión y esfuerzo.

Cuanto mejor te veas, mayores oportunidades se abrirán para ti, ya sea que estéso no en el ojo público. Tu apariencia personal expresará tu seguridad, así que…

0 vistas