• Carolina Bejar

Frases y acciones que perjudican en tu presencia ejecutiva

La necesidad de cuidar nuestro personal branding es constante, tanto con acciones como con palabras. Ya sean escritas o dichas, como por ejemplo al redactar correos, hablar con los clientes, al escribir un documento, atender un mensaje por celular, o en llamadas, existen ciertas expresiones y comportamientos que debes evitar o de preferencia eliminar, para así evitar que te resten credibilidad y profesionalismo.

Algunas de estas acciones de parecerán “naturales” o que en ocasiones las hacemos de manera inconsciente, pero aunque sea una realidad que se utilizan con cierta frecuencia en el mundo laboral, lo que nosotros queremos lograr es tu fortaleza, tu proyección y tu seguridad para dirigirte a otras personas, con ello, recalcar tu seguridad personal.

Nadie es mejor o peor que tú, nadie es más que tú y eso lo tienes que demostrar.

En diversos círculos sociales es común ver que se vive en una constante competencia, pero tu no debes permitir que alguien pase sobre ti con palabras y mucho menos con acciones, por ello te damos estas sugerencias que te permitirán sentirte seguro de quien eres y de lo que haces.

  1. “Sólo quiero saber…

Esa es una expresión extremadamente débil, ¡si tienes algo importante que decir, dilo! Hazte escuchar con seguridad y puedes apoyarte de otras expresiones como: “Es muy importante lo que señalas, pero yo quiero aportar…”

  1. “Lo siento…”

A menos que tengas motivos verdaderamente importantes para pedir perdón, evita esta frase. No has hecho nada malo, y si tienes información valiosa, no de disculpes, muestra el valor de tu palabra y lo que tienes para decir.

  1. “No estoy seguro si pueda, pero…”

Utilizar esta frase, hace parecer a los otros superiores a ti, y aunque lo sean en rango, no necesitas rebajarte con esas palabras. Como dijimos, nadie es más importante que tú, y tu trabajo forma parte de un equipo. Podrías sustituir tus expresiones por: “Me gustaría intentarlo de una forma distinta…” Recuerda que no eres más o menos que nadie, simplemente ejerces diferentes funciones.

  1. “Odio molestarte, pero…”

¿Qué te parece si en automático cambiamos esta frase por “Cuando tengas un minuto, me gustaría tu opinión sobre…”? Eso cambia completamente el contexto y significa lo mismo, pero sin rebajarte.

  1. Evita usar la voz pasiva.

En comunicación e imagen, todo comunica, por ello, hasta la voz nos puede denotar debilidad al comunicarte son tus compañeros.

  1. No dejes al final del mensaje lo que realmente te importa

Algunas personas tienen tanto miedo ser mal vistos por pedir algo a sus jefes, dar órdenes o escribir mensajes contundentes, que empiezan por una enorme explicación y dejan hasta el último lo que realmente necesitan.

¡Cuidado!, considera que los altos ejecutivos no tienen tiempo que perder, por ello escribe claro y conciso lo que necesitas.

  1. Evita el exceso de palabras

A mayor número de palabras innecesarias en tu comunicación, menor respeto. Los mejores líderes escriben y hablan con entusiasmo y son muy directos. Por ello, se selectivo en los mensajes que quieres transmitir y en tus palabras para expresarlo. Esta es una habilidad que los gerentes deben practicar todos los días.

0 vistas