• Carolina Bejar

¿Tu “productividad” te mantiene ocupado?

En muchas ocasiones mantenerse ocupado en diversas actividades se relaciona con productividad, sin embargo, ser una persona ocupada y ser una persona productiva son dos cosas distintas.

Seguramente en tu trabajo hay una persona que todo el día está con una lista interminable de pendientes y es el último en irse de la oficina, incluso puedes ser tú esa persona, pero ¿alguna vez te has preguntado si en realidad eres productivo o solamente tienes todas tus horas del día ocupadas?

De acuerdo con el Profesor del MIT, Robert Pozen, “el gurú de la productividad”, menciona que ser productivo no significa trabajar la mayor cantidad de horas posibles, sino trabajar por resultados, incluso, en una investigación citada por el sitio BBC Mundo, se ha descubierto que no solo el trabajo que hacemos al final de una jornada de 14 horas es de mala calidad, sino que también afecta la capacidad creativa y de razonamiento, además, si se mantiene este ritmo de trabajo durante varios años, se incrementa en un 40% el riesgo de adquirir enfermedades coronarias.

Por esta razón es importante distinguir si las acciones que realizas te hacen una persona ocupada o productiva, pero ¿cómo saber si eres una persona ocupada o productiva?

Eres productivo:

  1. Sabes priorizar actividades, planeas tu día y comienzas con las tareas importantes

  2. Tienes agenda libre, ya que organizas tus tiempos para tu vida personal, laboral y descansos

  3. Te enfocas en resultados, estableces plazos de entrega y cumples a tiempo

  4. Haces una cosa a la vez y centras tu atención en ella hasta finalizarla

  5. Inviertes tiempo en actualizarte, lo que te permite hacer un mejor trabajo

  6. Sabes manejar tus emociones

Eres alguien ocupado si:

  1. No tienes planificado tu día, trabajas conforme te llegan las tareas y dejas lo más importante para el final

  2. Tu agenda está saturada y no encuentras tiempo libre para hacer lo que te gusta

  3. Te concentras en el tiempo o el proceso que te toma hacer cada tarea, en consecuencia, no siempre terminas tus pendientes

  4. Realizas varias tareas al mismo tiempo para tratar de completar todos tus pendientes el mismo día

  5. No te actualizas, ya que no te da tiempo de realizar actividades relacionadas con tu profesión

  6. Manejas un alto grado de estrés, irritabilidad y nerviosismo, pues continuamente estás trabajando contra reloj

Recuerda que ser productivo no es hacer todo, sino hacer lo necesario y entregar resultados de calidad.

0 vistas